Comentários

Aviso: Os comentários são de responsabilidade dos autores e não representam a opinião da Comunidade Shalom. É proibido inserir comentários que violem a lei, a moral e os bons costumes ou violem os direitos dos outros. Os editores podem retirar sem aviso prévio os comentários que não cumprirem os critérios estabelecidos neste aviso ou que estejam fora do tema.

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *.

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

  1. Crónicas de una postulante: Dios me hizo misionera en una pandemia

    3 de septiembre de 2020
    El día es el 16 de agosto de 2020. ¿La ocasión? Nuestra Misa de entrada al postulantado de la Comunidad Católica Shalom en medio de una pandemia.

    Ese día, Isa estaba tan ansiosa que no desayunó ni almorzó adecuadamente. Todo comenzó temprano, mientras estaba haciendo el Estudio Bíblico, donde en casa pudo ver el amor de Dios en acción. ¡Ah! La madre de Isa hizo todo lo posible para arreglar su cabello, después de todo, era un día muy importante para todos. Incluso recuerdo que, el día anterior, compartimos sobre la gelatina para el cabello (rizado sabes lo que es, créeme). Nuestro nerviosismo fue grande, pero la alegría fue mayor.

    La familia de Isa entendió su vocación como Shalom y hoy la apoyan mucho. Y finalmente, ha llegado el momento. Allí nos sentamos 17 postulantes y 3 formadores. Acto penitencial, gloria … todo fue exactamente según la voluntad de Dios. ¿Y qué homilía, eh? Se nos ha quitado mucho, pero todo lo que hemos ganado en este tiempo.

    Pero, volviendo a nuestra protagonista, Isa. Ella escribió una canción, ¿sabes? Y la escribió arrodillada en adoración, justo al comienzo de su vocación, el año pasado, y esta fue la música de poscomunión de su Misa especial. ¿Cómo pudo Dios amarnos tanto? ¡Incluso la música inédita lo había hecho!

    Al recibir los Estatutos (reglas) de la Comunidad Católica Shalom, Rai (nuestro formador comunitario), miró a todos a los ojos con una sonrisa y nos dijo: “esta es tu vida”. Lloramos Mucho. Yo, en particular, me impresioné tanto que casi lo abracé (¡pandemia, Jessica, pandemia!).

    ______________

    Pero fueron las palabras de mi amiga Isa las que me sumergieron en este misterio:

    “Ser postulante en una pandemia es vivir un amor más claro, donde nuestro corazón se encuentra con el significado real de todo lo que es Dios, donde incluso en las demoras aprendemos a dar un ‘sí’ más concreto y verdadero. Cada día despertarnos y dar gracias por esta llamada, por esta misericordia que se renueva cada mañana, e incluso en las dificultades para permanecer alabando a Dios por todo, viviendo un postulantado totalmente diferente, que nos hace poner a Dios en el centro de nuestra vida y, así, , dando un paso a la vez, haciendo que nuestro corazón esté disponible para ser lo que Él pensó de nosotros ”, dijo.

    Me di cuenta, con Isa, que ser postulante en la pandemia es vivir un tiempo totalmente único, estar llamado a una vocación y, desde el principio, recibir la misión de vivirla de una manera nunca antes vivida, en las ofrendas ocultas. Es vivir un período histórico como misionero en un mundo 100% digital que, raras veces y por seguridad, está físicamente presente en la vida de los demás.

    Es buscar amar a Dios en vocación (y por vocación) y también descubrir que ser postulante no depende del CEv (Centro de Evangelización) presencial, sino de Dios. Solo de Dios.

    Toca la providencia divina en todo, incluida la oración bien vivida por Google Meets.

    Ser postulante en una pandemia es recibir los Estatutos de la Comunidad con una sonrisa en el rostro, pero solo visto por la mirada. Es ver los ojos brillantes del anhelo por cada hermano a 1,5 metros de distancia y, aun así, sentir un cálido abrazo, porque somos uno en Cristo y siempre lo seremos, a pesar de las circunstancias.

    Ser postulante en la pandemia es conocer la vocación ya en misión, como Alianza misionera en la misión de Internet, amando a Dios sin el consuelo de una Misa de entrada con toda la Comunidad reunida, como decía incluso nuestro querido Padre Weber.

    Todo nos ha sido quitado para que Aquel que es todo ocupe Su lugar.

    Somos postulantes que vivimos un pequeño dolor, comparado con el de la humanidad. Por eso debemos ofrecer.

    Es quererlo todo, pero ganar a Dios.

    Finalmente, ser postulante en una pandemia es saber que solo Dios es suficiente.

    Por Jessica y su amiga Isa,

    en alabanza de la elección de Dios!