Testimonio

Argelia – ¡Dios siempre nos sorprende con sus maravillas!

«Aunque soy extranjero en esta tierra de misión ,no me siento extranjero en esta Iglesia local»

comshalom

A finales del año pasado, noviembre de 2021, celebramos 15 años de misión aquí en la Arquidiócesis de Argel/Argelia, África del Norte, y también a finales del año pasado el Señor nos dio un nuevo Arzobispo, Monseñor Jean-Paul Vesco, quien tomó posesión el 11 de febrero, memoria litúrgica de Nuestra Señora de Lourdes.

Después de muchos años, pudimos contemplar la Catedral completamente llena, ya que esta celebración trajo a fieles repartidos por todo el país, los miembros del cuerpo diplomático de diferentes países, así como autoridades y amigos musulmanes. Los antiguos miembros de esta pequeña Iglesia particular nos han recordado que la última vez que vieron la catedral llena fue en ocasión de la celebración de un Sínodo interdiocesano, con la participación de los fieles de las cuatro diócesis presentes en Argelia, es cierto que este día entró en la historia de esta pequeña Iglesia, en el norte de África.

En esta ocasión, tuvimos una gran experiencia de inculturación en una Iglesia local como miembros de una nueva Comunidad (en el contexto universal y local). En verdad, desde octubre de 2018, somos responsables de todas las dimensiones de la Catedral, ya que asumí como administrador parroquial y después como párroco. Para esta gran celebración arquidiocesana, preparamos activamente todo, como anfitriones, desde la limpieza hasta la decoración, desde la acogida hasta la organización de los diversos equipos que se formaron. Y como párroco de la Catedral tuve una experiencia única: fui yo quien abrió las puertas de la Iglesia para recibir al nuevo arzobispo después de que tocara la puerta para entrar (aquí parte del rito de posesión canónica), acto seguido presenté el crucifijo para que lo bese y el agua bendita para que se bendiga. Todavía en el rito de la inauguración, fui yo quien, en nombre del clero local, le pedí que acogiera nuestra renovación de obediencia.

Aunque soy extranjero en esta tierra, no me siento extranjero en esta Iglesia local (aún sabiendo que no estoy ligado a ella por la incardinación). Al contrario, me sentí parte y muy honrado, como misionero enviado aquí, a esta Iglesia local, de poder recibir a nuestro arzobispo en nombre de toda la arquidiócesis, formada en su mayoría por miembros de diferentes países y que están aquí ya sea por la vida religiosa y misionera o por los estudios o el trabajo.

 Un poco de nuestra historia aquí en el norte de África:

Los primeros misioneros de la Comunidad Shalom llegaron el 2006, por invitación del entonces arzobispo monseñor Teissier, para ayudar en el cuidado pastoral de los jóvenes estudiantes subsaharianos, especialmente de lengua portuguesa. Para permitirnos inculturarnos en el mundo árabe/musulmán, y en base a nuestra experiencia misionera en Tierra Santa, tornarnos conocidos aquí como la Comunidad “Salam” (paz en árabe). Con el paso del tiempo, fuimos introduciéndonos en otros servicios de esta Iglesia tan particular, especialmente en la acogida de universitarios y niños de barrios pobres en las diversas bibliotecas que mantiene la Iglesia en la capital, así como en las visitas a los presos.

Vale la pena señalar que estamos ubicados en un país musulmán donde el número de cristianos es inferior al 0,1% de la población. Podemos decir que somos “tolerados” como cristianos aquí, pero nuestras acciones están bastante limitadas a los lugares oficiales de culto (iglesias y capillas). La evangelización explícita, en público es considerada como crimen, de proselitismo según la ley local.

Actualmente, nos dedicamos en particular a la Catedral, en todas sus dimensiones parroquiales y propias de la realidad local, y al pastoreo de jóvenes estudiantes subsaharianos, que llegan a Argelia becados desde sus países de origen. Estos jóvenes a menudo tienen dificultades para integrarse en la sociedad argelina y, en ocasiones, sufren discriminación racial. Para nosotros, este servicio de evangelización expresa la generosidad de la Comunidad en la difusión del Evangelio en la vida de estos jóvenes de estos diferentes países africanos (Mozambique, Cabo Verde, Madagascar, Angola, Congo, etc.) sin tener un retorno inmediato de crecimiento cuantitativo en nuestra misión aquí en Argelia, ya que estos jóvenes solo pasan un tiempo con nosotros y luego regresan a su país de origen.

En relación a nuestro servicio en la Catedral del Sagrado Corazón en Argel, buscamos revivirlo a través de nuestras actividades pastorales, en particular acogiendo a varios visitantes (el año pasado tuvimos casi 3.000 visitantes, la mayoría de ellos jóvenes Argelinos y Musulmanes). Los misioneros mantienen este lugar de culto cristiano animando misas, grupos de oración, acogiendo a los visitantes, elaborando objetos religiosos y todo el trabajo de limpieza y decoración de la iglesia, expresando la belleza litúrgica a través de nuestro carisma.

Argelia, 25 de Febrero de 2022.
Padre Jean Fernandes Costa 
Responsable local de la misión Argel/Argelia


Comentarios

Aviso: Los comentarios son de responsabilidad de los autores y no representan la opinión de la Comunidad Shalom. Está prohibido dejar comentarios que violen la la ley, la moral y las buenas costumbres o violan los derechos de los demás. Los editores pueden retirar sin previo aviso los comentarios que no cumplen los criterios establecidos en este aviso o que estén fuera del tema.

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.