Leer y vivir la palabra de Dios

Quien tiene la Biblia como brújula, puerto seguro y luz, jamás se pierde, nunca se hunde en el mar de las desgracias y jamás camina por las tinieblas del pecado, por el contrario: camina iluminado para vivir y contemplar el rostro de la Luz Eterna.