Comunidad

Formación: Ser diferente hace la diferencia

comshalom

Cierto día, al leer los Escritos Carta a la Comunidad, me paré en la parte que Moysés habla en ser diferente. “Tener una vida marcada por el diferencial de la fe y del carisma es seguridad del cultivo de un feliz y fecundo futuro para nosotros, para nuestros hijos, para la iglesia y para la humanidad.”
Delante de tan sabía premisa, empecé a cuestionarme sobre qué me hacía diferente, que había en mi vida qué me hacía distinta de las personas en el mundo. Ya que para la sociedad lo “distinto” suena como algo o alguien que es raro o fuera de los patrones sociales, estéticos, morales, etc.
La respuesta de Dios vino prontamente. Y yo descubrí que soy diferente porque soy marcada por la especificidad que hay en ese Carisma en lo cual Dios quiso que yo perteneciera.
Soy diferente porque elegí nadar contra esa corriente del mundo que trae olas de alegrías ilusorias, de felicidades pasajeras. Soy distinta porque me sumerjo en ese inmenso mar de amor concreto, real, infinito, eterno.
Me diferencio porque siendo amada e inmaculada por Dios, fui elegida por Él para hacer parte de ese pueblo que marcha rumbo a los dolores y sufrimientos de la humanidad con coraje, renuncia y disposición, guiados por la constante brisa del amor y sustentados por los vientos infinitos de la divina misericordia.
Soy diferente porque encuentro sentido en la constante búsqueda por vivir una vida sobrenatural, lejos de la familia y de los antiguos amigos, pero apegada en la certeza de que el Dios que me ha llamado es el alimento que necesito y que me basta en cualquier lugar y en cualquier situación.
Soy diferente porque libremente yo entrego mi vida, mis planes, proyectos e imaginación a mi Amado para ser para Él, el objeto de sus deseos. (Cant. 7, 11)
Me hago distinta por ser Shalom, y eso hace parte de mí, de mi naturaleza, de lo más íntimo de mí ser, porque esa es mi identidad más profunda.
Por fin, entendí que hay una gracia extraordinaria en ser diferente, porque es el amor de Dios que me hace así. Si eso es ser extraño, yo soy el ser más raro que pueda existir. Sí eso es locura, que me internen en la Santa Voluntad de Dios, mi “anormal” paraíso aquí en la tierra.

2


Comentarios

Aviso: Los comentarios son de responsabilidad de los autores y no representan la opinión de la Comunidad Shalom. Está prohibido dejar comentarios que violen la la ley, la moral y las buenas costumbres o violan los derechos de los demás. Los editores pueden retirar sin previo aviso los comentarios que no cumplen los criterios establecidos en este aviso o que estén fuera del tema.

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *