Formación

Jesús, el modelo perfecto de oración

comshalom

 

jesus-orando

«Velad y orad, para que no entréis en tentación, porque el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil» (Mt 26,41).

La frecuencia con la que oramos variará mucho de acuerdo a las circunstancias que nos rodean. Sin embargo, se supone que es un hábito regular. El Señor Jesús – como el hombre perfecto que fue– en todo es nuestro modelo. Sus días de trabajo estaban llenos de tareas como los de ningún otro. Aun así, siempre lo vemos en la oración ante su Padre Celestial por la mañana temprano, al final del día y, a menudo por la noche. Esto se ve especialmente en el Evangelio de Lucas, donde se le presenta como el Hijo del Hombre. Vamos a ver algunas escenas:

Al principio de su ministerio: el bautismo por Juan el Bautista marca el inicio del ministerio de Jesús (Hechos 1:22). Lucas es el único que dice que el Señor, habiendo salido del agua, oró. Poco después el cielo se abrió para el doble testimonio divino, que también es relatado por Mateo y Marcos, el Espíritu Santo descendió sobre él en forma visible, y el Padre testificó su satisfacción en su «Hijo amado» (Lucas 3,21 -22).

Entre las muchas obras: Nuestro Señor cumplió una extensa lista de actividades. Enseñaba en las sinagogas, predicando en todas partes, sanaba y echaba fuera a los diablos enfermos. No había como evitar la repercusión de sus obras, aunque fue amonestado varias veces para que no predicara. «Sin embargo, él no se dejó absorber por estas peticiones, si no que se retiraba a lugares solitarios para orar» (Lucas 5:16). Esta historia nos hace suponer que a veces él también se ausentaba para estar largo periodos a solas con Dios.

Ante las decisiones clave: Una vez que él perseveró toda la noche en constante «oración a Dios» (Lc 6:12). Fue cuando tenía que elegir a sus doce apóstoles. Entre ellos, los hombres que más tarde serían grandes testigos de la fe, como Pedro, Juan y Santiago, y también «Judas Iscariote, que fue el traidor.» Él era el hijo de Dios, y le era oculto; pero como hombre que era sentía profundamente la necesidad de comulgar con Dios acerca de estas cosas.

Ante anuncios importantes: que una vez oró en presencia de los discípulos, y luego los probó con una pregunta: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? (Lc 9: 18-20). En su respuesta, Pedro rindió el magnífico testimonio: «El Cristo de Dios» (Mt 16,16-17). El Señor Jesús, sin embargo, aprovechó la oportunidad para anunciar sus sufrimientos en la cruz.

En el «monte santo»: el maravilloso previo de lo que sería el venidero Reino de Dios, fue asistido por tres de sus discípulos, y comenzó con una oración. «Mientras oraba,» sucedió la transfiguración misteriosa (Lc 9,28-36; 2 Pe 1,16-18).

Señor, enséñanos a orar: el Señor había terminado de orar, cuando unos discípulos le hicieron esta petición (Lc 11,1), correspondiendo a la misma, presentó el modelo del «Padre Nuestro». Hoy, sin embargo, oramos «en el Espíritu Santo» (Judas 20), en la misma actitud.

Getsemaní: aquí vemos a nuestro Señor de rodillas en profunda angustia de alma (Lc 22,43-44). Él había venido a cumplir la voluntad de Dios, y nunca vaciló en este camino. Su misión tenia como base la oración a Dios.

 

ENSEÑANZAS SOBRE LA ORACIÓN

Nuestro Señor Jesucristo es el ejemplo perfecto y la principal autoridad en la enseñanza de la oración. Nos dejó la oración más grande y poderosa del universo: «La Oración del Señor» (Mt 6,9-13).

Él contó una parábola para mostrar la necesidad de orar siempre y no desfallecer (cf. Lc 18, 1-8). Jesús oró mucho en compañía de sus amigos (Mt 26: 36-38, Lucas 9, 28-36; Jn 11,40-45); con el silencio y la soledad buscaba la comunión con su Padre (Mt 14:23, Mc 01:35). El capítulo 17 del Evangelio de San Juan es magistral para enseñarnos la oración de intercesión. San Pablo aprendió muy bien con su Maestro Jesús de Nazaret cuando exhorta: «Orad sin cesar» (1 Tesalonicenses 5:17). «Con oraciones y súplicas de toda la suerte, orar en todo tiempo en el Espíritu, con toda perseverancia y súplica a todos los santos» (Ef 6,18).

Los santos de la historia de la Iglesia nos han dejado también  el mayor ejemplo de oración e intimidad con Dios. Una de las principales virtudes de los santos es una profunda vida de oración y llanto por la humanidad.

El gran obispo y doctor de la Iglesia de San Agustín de Hipona dijo: «Sin oración no se puede conservar la vida del alma. La oración es la llave que abre las puertas del cielo”. El Patriarca de Constantinopla Juan Crisóstomo dijo: «El hombre más poderoso es aquel que reza, porque se hace participante de Dios.»

El ilustre teólogo, llamado la Iglesia de «El Doctor Angélico», Santo Tomás de Aquino dijo: «La oración continua es necesaria para entrar en el cielo. El poder de la oración para obtener la gracia, no por nuestros méritos, sino la misericordia de Dios que se comprometió a oír a aquellos que le piden. »

La primera mujer declarada Doctora de la Iglesia fue la gran mística Santa Teresa de Ávila, que dijo: «La oración de intimidad con Dios, no es otra cosa que morir  para todas las cosas del mundo y alegrarse únicamente en Dios. Quién deja de rezar es como si se echara al infierno sí mismo, sin necesidad de los demonios”. Así que el obispo, doctor y fundador de la Congregación del Santísimo Salvador, patrono de los confesores y teólogos moral, San Alfonso María de Ligorio dijo: «Quién reza se salva. Quien no ora, sin duda se condena. «Digo, repito y repetiré siempre, mientras vivamos nuestra salvación está en la oración.»

Finalmente estas citas sobre la oración, terminan con el pensamiento de la gloriosa y querida Santa Teresita del Niño Jesús, Doctora de la Iglesia y patrona de las misiones: «¡Ah! Es la oración, es el sacrificio que hace toda mi fuerza. Son las armas invencibles que Jesús me dio, y más que las palabras pueden tocar las almas. A menudo tuve esta experiencia «.

CONCLUSIÓN

Seguir a Jesús Cristo es amar y vivir sus enseñanzas. El modelo a seguir de oración es el Padre Nuestro. Tenemos que explorar la riqueza de la oración. Sumerge tu alma en el océano de la oración. Tres cosas para el alma que vive en oración: «El tiempo, la voluntad y la acción.» El tiempo, es el hermoso don de Dios que hay que vivir en la gracia del amor, el perdón, la meditación y el diálogo con Dios. La voluntad es nuestro deseo radical de hacer la voluntad de Dios con obras buenas y acudiendo a los brazos del Padre contra las tentaciones devastadoras. La acción es el hábito de orar en todo momento y lugar. Esto nos lleva a buscar métodos en la práctica. Nuestra fuerza y ​​nuestra felicidad residen en la oración. Ella hace posible que el alma camine por la vida con seguridad.  Nuestro Señor Jesús Cristo se hace presente con actos tan sublimes de piedad en los corazones de aquellos que oran con amor, que esto les llevará a contemplar el rostro de Dios vivo.


Comentarios

Aviso: Los comentarios son de responsabilidad de los autores y no representan la opinión de la Comunidad Shalom. Está prohibido dejar comentarios que violen la la ley, la moral y las buenas costumbres o violan los derechos de los demás. Los editores pueden retirar sin previo aviso los comentarios que no cumplen los criterios establecidos en este aviso o que estén fuera del tema.

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.