Shalom

Misioneros en Portugal y España comparten la gracia de la generosidad en medio a la Pandemia

Intercesión por la gente, un ‘mirar atento’ verso quienes están en casa y mucha generosidad. Esa es la forma, llena de amor, que los misioneros de estos dos países encontraron para no desanimarse.

En esta Serie Especial de comshalom.org en tiempos de la Pandemia, vamos acompañando como es que los misioneros esparcidos por el mundo están viviendo la virtud de la esperanza, propia de los cristianos en todos los momentos de la vida.

Hoy te presentamos la realidad de dos miembros de la Comunidad Católica Shalom, que viven en países europeos vecinos: Portugal y España.

 

Portugal: lugar de corazones dilatados por el amor

Messias Albano es misionero de la Comunidad Católica Shalom en la ciudad de Almada (Portugal).

Según lo que nos cuenta, el ‘evangelizar’ en tierras lusitanas durante este período se está renovando, porque la manera convencional de ir al encuentro de las personas, puerta a puerta, forjando amistad con el pueblo portugués, no está siendo posible, dadas las restricciones de la Cuarentena.

“Sabemos que para cada momento de dificultad que el mundo pasa, Dios abre caminos nuevos para enseñarnos a evangelizar. Hemos visto ese sendero a través de internet, rezando el Rosario de los Ángeles todos los días y haciendo reflexiones con el Estudio Bíblico Diario, contando con la participación de los miembros de los grupos de oración del Proyecto Juventud para Jesús de Portugal”, puntualiza Messias.

 

Lazos más fuertes

Él resalta que los grupos de oración están llevándose a cabo Online y que los misioneros de la Comunidad de Vida y Alianza han permanecido en casa, algo que ha ido fortaleciendo los lazos entre ellos.

“La responsabilidad de estar atentos a los hermanos más frágiles ha generado más unidad entre nosotros, especialmente en estos momentos difíciles. Estamos cuidando los unos de los otros. Un día fui a la panadería y en aquella ocasión llevó en una donación de una máscara para un señor portugués, que la necesitaba”, comenta Messias.

El amor del pueblo portugués

De la misma forma, él nos cuenta que éste es un tiempo en que los portugueses también están ayudando a los misioneros, concretamente con donaciones.

Messias resalta que, más que nunca, Dios nos recuerda la necesidad de acoger a todos los hombres en el corazón; Cristo es misericordioso y perdona, así como cada misionero debe de ser delante de aquello que la humanidad vive hoy.

“Continuamos haciendo nuestra Adoración al Santísimo Sacramento de la siguiente forma: un hermano por hora, en la Capilla del Shalom de Almada, todas las tardes. La caridad es la que dilata el corazón, para que en èl quepan todos los hombres; incluso aquellos que no corresponden nuestro amor. Con la perspectiva de la humildad no debemos escandalizarnos con nada, mas saber que Dios nos ama y está presente en nuestras vidas”, concluye el misionero.

 

España: Cuando la solidaridad entra en escena e ilumina

Daniel es misionero en la Comunidad Católica Shalom de Granada (España). Él nos cuenta que en este período de Cuarentena, los misioneros han ido entrado en contacto con los miembros españoles de la Obra tramite video-conferencias, mas no solamente así.

“La zona donde están nuestras casas – la Casa Comunitaria y la Residencia Masculina – está constituida por edificios bastante próximos unos de otros, de modo que conversar con el vecino de la ventana de enfrente no es tan difícil. Aprovechamos esa realidad para conversar con algunas personas que, hasta entonces, no habíamos tenido la oportunidad de conocer. De este modo también aprovechamos de ofrecer nuestra ayuda a quienes son más sujetos al contagio, personas a las que se les aconsejó no salir de sus casas durante este tiempo. Nos ofrecemos para ir al supermercado por ellos, entro otras cosas”, relata.

 

Mirar atento y presencia: ¿cómo fue tu día?

El misionero nos cuenta que desde el inicio de la Cuarentena, fue notorio un ambiente más abierto, dispuesto a la solidaridad, la que es una forma concreta de la evangelización.

Según lo que nos dice, la gran novedad es la iniciativa con los jóvenes participantes del grupo de oración.

Al final del día, todos ellos se conectan por video-llamada para compartir cómo fue el “día de cuarentena”. Así, incluso aislados en sus casas, ellos permanecen juntos.

“El objetivo es poder ayudarles, en la medida de lo posible, a vivir este período de confinamiento sin perder el tiempo. Más allá de eso, el grupo de oración online, que realizamos los martes, posibilita la participación de otros jóvenes, de otras ciudades de España, como Madrid, Barcelona, Málaga así como poblados próximos a Granada, que deseaban participar de nuestros grupos mas no podían por la distancia. Esto es una gran gracia”, resalta.

 

COVID-19: Es tiempo de creer en la Divina Providencia

Daniel pide a todos los misioneros de no perder la confianza de que el ‘mirar providente y protector’ de Dios permanece tal como era. “Dios no cambia”, como nos enseña la gran española Santa Teresa (de Ávila).

“El Dios que nos mandaba Sus gracias para vivir nuestras misiones, es el mismo que nos dará las gracias para enfrentar los desafíos y sufrimientos que esta Pandemia está generando. (Espero) Que éste sea un reto que nos lleve más a la oración, al deseo de la santidad, a la dedicación por el cuidado para con el hermano que sufre”, concluye.

 

Traducción: Manuel Quezada


Comentarios

Aviso: Los comentarios son de responsabilidad de los autores y no representan la opinión de la Comunidad Shalom. Está prohibido dejar comentarios que violen la la ley, la moral y las buenas costumbres o violan los derechos de los demás. Los editores pueden retirar sin previo aviso los comentarios que no cumplen los criterios establecidos en este aviso o que estén fuera del tema.

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *