Shalom

¿Por qué el nombre Shalom?

Pero sabes ¿por qué Shalom y cómo se eligió ese nombre para la Comunidad?

comshalom

¡Adiós, mamá, voy a Shalom! ¿Mañana hay Eucaristía en Shalom? Mi grupo de oración es de Shalom. Participé en un retiro en Shalom, ¡genial! Salí de la adoración y me tomé un café en la cafetería de Shalom. Esa canción es de Shalom, ¿verdad? Fulano es consagrado de Shalom. Shalom para allá, Shalom para acá… Y, así, nos vamos familiarizando cuando queremos hacer referencia a la Comunidad Católica Shalom en sus eventos, retiros, grupos de oración, centros de evangelización, librería, consagrados, estilo de vida, carisma y tantas realidades vividas en todas las dimensiones de la Comunidad.

Pero, sabes ¿por qué Shalom y como se eligió ese nombre para la Comunidad? ¿Estás curioso? Pues acompaña la historia desde su inicio.

Todo empezó realmente en 1972. ¡Sí! En esa época, D. Delgado, Arzobispo de Fortaleza (Brasil), junto a su obispo auxiliar D. Miguel Câmara, preocupados con la situación de los jóvenes de la ciudad, resolvieron trazar un trabajo de evangelización con la Juventus a través de encuentros y de grupos de oración. Para iniciar el movimiento de Encuentros de Jóvenes de la Archidiócesis de Fortaleza, llamaron al hermano Mauricio Labonté, misionero canadiense de la Congregación del Sagrado Corazón.

Los encuentros tenían como objetivo despertar la fe en los jóvenes, por medio de charlas sobre los valores del Evangelio. Jesús era presentado como un amigo muy cercano. Jóvenes de colegios católicos y de parroquias de la ciudad participaban de los encuentros de fin de semana, donde la simiente era lanzada en el corazón de muchos, haciendo surgir grupos de jóvenes también en los colegios y en las parroquias.

Y ¿qué tiene que ver toda esa historia con el nombre de la Comunidad Shalom, por favor?

Cuatro años después, en 1976, el joven estudiante Moysés Azevedo, al participar de un encuentro de jóvenes, tuvo su encuentro personal con Jesucristo. Dicho encuentro cambió su vida radicalmente, al punto de llevarle a asumir compromisos no apenas con la Iglesia, sino también con los jóvenes del Movimiento de la Archidiócesis y con el grupo de jóvenes del colegio donde estudiaba.

A medida que pasaba el tiempo, la experiencia con el amor de Dios y la vivencia del Evangelio se profundizaban, especialmente después de la gracia del Bautismo en el Espíritu Santo en la Renovación Carismática Católica (RCC), fortaleciendo aún más su caminata de vida de oración y de actividad apostólica.

En 1980, Moysés ofrece de regalo al Papa Juan Pablo II, en visita a Fortaleza, el cuidado de la evangelización de los jóvenes abandonados. Con el ardiente deseo de evangelizar y de comprometerse aún más con Dios y con los demás, llevando a los jóvenes la vida de Jesús y la experiencia del Espíritu Santo, nace la inspiración de la cafetería en el corazón del futuro fundador de la Comunidad Shalom.

Why the name Shalom?

Pero y el nombre Shalom, ¿qué?

Calma… Ahora vamos al grano. Cada vez que Moysés escuchaba el misionero canadiense, Hermano Maurício (¿lo recuerdas?) hablar de un “Café Cristiano” en Canadá donde los matrimonios evangelizaban a los jóvenes drogadictos en medio a las carreteras, su corazón se inflamaba y era inspirado más aún para hacer algo por los jóvenes de Fortaleza.

En los escritos de la Comunidad Católica Shalom el propio fundador cuenta:

Era sábado por la noche. Estaba en casa preparándome para ir al cumpleaños de uno de los hermanos del grupo cuando la inspiración me vino más clara y más fuerte: ¡LAS COSAS DEL MUNDO FUNCIONAN! ¿POR QUÉ NO LAS DE DIOS? SI ESO VIENE DE DIOS, ¿POR QUÉ NO SALDRÍA BIEN?

Foto: Ansa

Entonces… ¡cuéntalo ya!

Al llegar a la fiesta, sin intención ni valor para compartir con nadie, se quedó pensativo, lo que pronto llamó la atención de algunos amigos; por fin compartió su idea tímidamente. La cafetería fue el foco de la fiesta y todos hablaban de ella animadamente.

En dado momento alguien pregunta: “¿Cómo se llamará?” Sorprendido, Moysés contestó, sin pensar: “¡SHALOM!“.

En aquel momento el joven Moysés no tenía la mínima conciencia de que el Señor hablaba por medio de su boca e inspiraba, con la palabra Shalom toda una vocación.

 

¡Era de Dios, hombre!

De la cafetería inaugurada el 09 de julio de 1982, con la presencia del Arzobispo de Fortaleza, D. Aloísio Lorscheider, nació también la Comunidad Católica Shalom con reconocimiento canónico de sus Estatutos con status de Asociación Privada de Fieles, en carácter ad experimentum por un periodo de 07 años, realizado el 14 de abril de 1998 por D. Claudio Hummes, entonces Arzobispo de Fortaleza.

Hoy la Comunidad Católica Shalom es una Asociación Privada Internacional de Fieles, con personalidad jurídica, reconocida por la Santa Sede con decreto del día 22 de febrero de 2007, junto al Pontificio Consejo para los Laicos (cuyas competencias y funciones están actualmente asumidas por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida). En la misma fecha, pero del año 2012, los Estatutos obtuvieron su aprobación definitiva.

La palabra “SHALOM” significa que la Paz, de la cual sus miembros buscan ser ministros y discípulos, es la Paz plena, en el sentido hebraico de la palabra. Para la Comunidad Shalom, la Paz, ¡es Jesús!

¡Y “fueron felices y comieron perdices” en el camino de y para la felicidad rumbo al “para siempre

¡Shalom!

 

 

Traducción: Rafaella Freitas


Comentarios

Aviso: Los comentarios son de responsabilidad de los autores y no representan la opinión de la Comunidad Shalom. Está prohibido dejar comentarios que violen la la ley, la moral y las buenas costumbres o violan los derechos de los demás. Los editores pueden retirar sin previo aviso los comentarios que no cumplen los criterios establecidos en este aviso o que estén fuera del tema.

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *