Noticias

Refugiados de Ucrania son acogidos en Polonia, tierra de misericordia

Jeovana Freitas, misionera de la Comunidad Católica Shalom, visitó la ciudad que acoge a los refugiados en Polonia.

comshalom

A principios de mayo, la consejera de promoción humana de la Comunidad Católica Shalom, Jeovana Freitas, visitó a los refugiados ucranianos acogidos en Przemyśl (Polonia). La ciudad es una de las más cercanas al país en guerra con Rusia. A continuación, la misionera relata su experiencia en este delicado momento.

«Hoy he tenido una experiencia de gran dolor, al llegar a la ciudad de Polonia más cercana a la frontera con Ucrania, viendo llegar a mujeres, niños, jóvenes y abuelos que sufren por haber dejado su país. Mi corazón se conmovió con una gran compasión», dijo Jeovana.

Ante lo que vio, la consagrada dijo que surgió en su corazón el siguiente sentimiento: «¿Cómo podemos hablar del Shalom del Padre en medio de la guerra? ¿Cómo podemos llevar esperanza a las madres y esposas desconsoladas? Hay realmente dos imperativos en nuestros corazones: el primero CONSUELO, y el segundo ¡ÉL ES NUESTRA PAZ!».

La experiencia con los refugiados de Ucrania

La responsable de las acciones de promoción humana de la Comunidad Shalom describe con detalle lo que ha visto y experimentado con los refugiados de Ucrania y con los misioneros que trabajan para acogerlos en Polonia.

«Para aquellos que están más alejados de esta realidad que vivimos en nuestro mundo y que aún no han podido experimentar el dolor de la guerra, quiero profundizar un poco más….

Cuando estalló la «acción militar» de Rusia en territorio ucraniano, como la llama Putin [presidente de Rusia], llegaron aquí a esta ciudad seis trenes al día, cada tren con tres mil ucranianos, eran mujeres, ancianos, adolescentes y niños… todos refugiados de Ucrania.

En el frío, se enfrentaron a largas colas para pasar el proceso de inmigración a Polonia. Muchos refugiados, que no encontraban sitio en los trenes, tenían que caminar durante tres, cuatro, cinco días… dependiendo de la ciudad en la que estuvieran, hasta llegar a una ciudad fronteriza, todos con un único deseo: ¡Sobrevivir!

Así es como, hasta la fecha, más de 3 millones de ucranianos han entrado en Polonia a través de esta ciudad. Son esposas sin marido, hijos sin padre, niños sin escuela, adolescentes sin perspectivas, madres sin hijos adultos, abuelos antipatriotas, todos sin hogar, todos lejos de su patria…

En una situación como ésta, podríamos estar tentados de decir que el odio ha ganado y tiene la última palabra. Pero soy testigo de la victoria de la Shalom del Padre, que no es la ausencia de guerra. ¡ES VERDAD, ES NUESTRA PAZ!

Aquí, en Polonia, también he tocado con la mano la fuerza que vence al odio. He tocado la solidaridad de muchas personas de Norteamérica, de Europa, del Reino Unido, que están aquí voluntariamente para servir. He hablado de la caridad y la fuerza de la Iglesia que, como una madre, acoge a todos. Hablé de la caridad que distribuyen generosamente las personas de buena voluntad; y de la pequeña semilla que es el Carisma de la Paz, los misioneros de la Comunidad Shalom que ofrecen su vida en esta tierra.

Ayer pasaron 600 ucranianos, llegan en una cola y tras pasar por inmigración son recibidos. El antiguo mercado de la ciudad se ha transformado en alojamiento, hay una cantina, una farmacia, un almacén y zonas de entretenimiento para niños, madres y adolescentes. Aquí pueden elegir el país al que desean ser enviados… las banderas impresas muestran las posibilidades de su destino final (Alemania, Irlanda, España, Inglaterra, Portugal, Israel, Italia, Francia, etc.).

Los voluntarios muestran el rostro de la solidaridad, en la salud, la alimentación, la limpieza, el entretenimiento, la satisfacción de necesidades, la distribución de chips de telefono gratuitos para facilitar la comunicación  y el transporte gratuito para los hermanos que viven esta difícil realidad.

Esta es verdaderamente la tierra de la misericordia, esta es la victoria del amor sobre el odio. Un fuerte testimonio en medio de la guerra y el sufrimiento».


Comentarios

Aviso: Los comentarios son de responsabilidad de los autores y no representan la opinión de la Comunidad Shalom. Está prohibido dejar comentarios que violen la la ley, la moral y las buenas costumbres o violan los derechos de los demás. Los editores pueden retirar sin previo aviso los comentarios que no cumplen los criterios establecidos en este aviso o que estén fuera del tema.

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.