Formación

Señales de alerta de la ira en nosotros

comshalom

Siguiendo la dinámica de los dos vicios anteriores, presentamos algunas actitudes que pueden servir como señal de alerta.

1- Irritabilidad: una señal puede ser la facilidad y rapidez para irritarse en ciertas ocasiones. A pesar de que puede denotar una cierta inmadurez humana, puede también ser señal del espacio que damos a la ira dentro de nosotros, y que puede o no, terminar en manifestaciones exteriores.

2- Maldición: la boca habla de lo que el corazón está lleno, de modo que, si con facilidad dejamos escapar algún tipo de palabra agresiva, ofensiva, palabra o maldición, entonces probablemente de alguna forma estamos alimentando la ira en nuestro interior que está luchando para salir.

3- Impaciencia consigo mismo: muchas veces la ira puede ser uno mismo, principalmente por nuestra imperfección, que nos lleva a cometer errores por los cuales nos arrepentimos. Muchos que sienten ira de sí mismos quieren progresar rápidamente, en vez de esperar el tiempo y la obra de Dios. son impacientes consigo mismos, quieren ver resultados inmediatos. Son estos los que hacen grandes propósitos imposibles de cumplir. La impaciencia estorba la obra de Dios y, por sí misma, es una imperfección.

4- Recordar constantemente del mal: a veces, podemos encontrarnos recordando el desacuerdo que tuvimos con alguien, el mal que otro cometió contra nosotros o hasta incluso recordar del pecado del otro que vimos y que nos desagrado. Ciertamente, no podemos controlar nuestros pensamientos. Sin embargo, recordar voluntariamente y quedar “dando vueltas” a esas memorias negativas, alimentan la ira dentro de nosotros.

5- Deseo de hacer mal al otro: cuando sentimos odio por alguien, surge dentro de nosotros el deseo de hacer mal a esa persona. Tal vez nunca lo hagamos efectivamente y tal vez ni sepamos que lo deseamos, sin embargo, es posible identificarlo. Muchas veces quedamos imaginando que haríamos o que diríamos en determinada situación si aquella persona por la cual estamos cultivando odio viniera hacer tal cosa. Hacemos elucubraciones sobre como responderíamos a tal persona y cual sería nuestro límite para la agresión física. Todo eso es cultivo de odio en nuestro interior.

Para reflexionar

¿Tú percibes alguno de estos “síntomas” en ti, en relación a alguien o a ti mismo? Haga un examen de conciencia y con el corazón contrito, pida perdón al Señor.

Traducción: Diego Vaca Diez


Comentarios

Aviso: Los comentarios son de responsabilidad de los autores y no representan la opinión de la Comunidad Shalom. Está prohibido dejar comentarios que violen la la ley, la moral y las buenas costumbres o violan los derechos de los demás. Los editores pueden retirar sin previo aviso los comentarios que no cumplen los criterios establecidos en este aviso o que estén fuera del tema.

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *