Noticias

Testimonio: Por medio de la música, Dios me atrajo hacia Él. 

comshalom

Me llamo Zé Guilherme, tengo 24, estudié música y soy discípulo de la Comunidad de Alianza Shalom. Tuve mi primera experiencia con Dios a mediados de 2005 en la Confirmación, cuando me di cuenta de que había una vida “sobrenatural”, que el Espíritu Santo era real. En la adolescencia viví una etapa de bastante curiosidad y dudas y decidí conocer el mundo. Aún habiendo conocido el verdadero Amor, fui a buscar los placeres carnales. En esa época, entre 2008 y 2009, tocaba en bandas y conocí el mundo de la música secular. Me empezó a gustar lo que me ofrecían, todo estaba permitido, nadie me juzgaba por hacer lo que quería. Al subir al palco, sentía una necesidad inmensa de estar allí lo más limpio posible. Mientras algunos amigos bebían y se drogaban, en aquel momento, en especial, estábamos apenas yo y la música, era mi trascendencia. Pero pronto me sentí extraño en aquel medio. Para mí, perdió sentido tocar para que otros beban, consuman drogas y se “pongan contentos”. Sabía en mi corazón que podía dar algo mejor a esas personas. Mostrando Foto tstemunho.jpg

Fue cuando me decidí a no tocar más en el mundo. También dejé de ir a shows, discotecas y varios lugares que frecuentaba, pues ya no me veía más ahí. Tampoco iba a los eventos de la Iglesia, pero por insistencia de un amigo, fui al show de Anjos de Resgate y me quedé impresionado con el grupo de música. Por ser guitarrista me enamoré de los riffs y los solos de guitarra. Al ver mi alegría, mi amigo me llevó a hablar con el músico. Incluso, aun sin querer ir, fui y al llegar hasta él, mi amigo preguntó: ¿qué necesita para tocar como tú? Sonriendo, me miró a los ojos y me dijo: “Toca para Dios, joven”. No me imagina la profecía que había lanzado sobre mi…

Conocí Shalom en 2009 en un show y decidí por mí mismo ir a la Comunidad. Y a partir de ahí, todo fue sucediendo poco a poco. En 2010 entré en un grupo de oración y empecé a tener una intimidad con Dios. En 2011 ingresé en el vocacional y fue el año en que, de hecho, Dios me atrapó. Me marcó bastante algo que me sucedió; iba a haber un concierto de la banda que me inspiró a ser guitarrista, los Red Hot Chili Peppers. Yo estaba seguro que iría al Rock in Rio para verlos y había decidido no ir al Congreso de Jóvenes, pues caía en la misma fecha. Finalmente, cierto día, mirando el cielo a través de la ventana de mi baño, sentí que mi corazón quemaba y Dios me hablaba: “Ve al congreso”. Fue increíble, pues por más que yo pensase que era una locura, mi corazón estaba en paz.

En estos años de Comunidad, he aprendido a amar, a respetar, a ser paciente. He encontrado sentido a mi vida y me siento realizado ofreciendo mi vida a Dios y a los hombres. No fue, no es y nunca será fácil, pero la alegría de vivir el cielo ya aquí en la tierra me hace decir siempre Sí a Dios al despertar. Que Él nos proteja. Shalom.

Traducción: Verónica Katz


Comentarios

Aviso: Los comentarios son de responsabilidad de los autores y no representan la opinión de la Comunidad Shalom. Está prohibido dejar comentarios que violen la la ley, la moral y las buenas costumbres o violan los derechos de los demás. Los editores pueden retirar sin previo aviso los comentarios que no cumplen los criterios establecidos en este aviso o que estén fuera del tema.

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *