Comunidad

Testimonio Shalom – Bruna Caúla

comshalom

En Brasil tuve mi experiencia fundamental con Dios, descubrí el llamado de amor que me hizo el Señor y me lancé a esta aventura, pero nunca me imaginé que iba llegar tan lejos, que iba llegar a Chile.
Mi primera evangelización en la Avenida República me enseñó algo que jamás voy olvidar: donde sea, el corazón del hombre es el mismo.
He visto personas generosas que desde la primera actividad (Tallarín de Oro) que viví en la misión me han sorprendido con su aporte, su presencia, su cariño, su vida verdaderamente ofrendada. ¡Qué inmensa alegría saber que son mis hermanos de Comunidad! Puedo decir, sin duda, que nunca he vivido soledad en esta misión. Fue muy fácil sentirme en mi casa.
Entre tantas experiencias vividas, muchas fueron inolvidables; cómo dejar de decir que fui a cantar en la Asamblea de los Obispos de Chile sin saber cantar y tampoco hablar. Enseñé a los chilenos samba y forró el día de mi cumpleaños en la fiesta de la JMJ cuando la casa estaba repleta de jóvenes. ¡Que alegría! ¡El mejor regalo! Hice tantos sándwiches en la sandwichería, fui salvada tantas veces que evangelicé en la atención. Fui a tantos shows en los que me sorprendieron los jóvenes y que generaron esperanza de que la Iglesia es viva, es joven. Han sido tantos comentarios de gratitud, de alegría. La banda, sin duda, es un lugar donde he visto las locuras de Dios que son más sabias que mi sabiduría. Tuve la oportunidad de ver en los Seminarios de Vida en el Espíritu Santo lo que a mí me llena ofrenda de vida, de sentido: jóvenes teniendo un encuentro personal con Jesús. En las noches de alabanza he visto cada vez más a las personas encontrando el lugar donde pueden descansar.
Pero lo que he vivido, que habla mucho de nuestra misión, son los trabajos con los jóvenes. Dios me ha sorprendido con la cantidad de jóvenes que no desean más hablar de Dios, sino que quieren conocerlo

10294417_10203757183827771_2249139604081069975_n.


Comentarios

Aviso: Los comentarios son de responsabilidad de los autores y no representan la opinión de la Comunidad Shalom. Está prohibido dejar comentarios que violen la la ley, la moral y las buenas costumbres o violan los derechos de los demás. Los editores pueden retirar sin previo aviso los comentarios que no cumplen los criterios establecidos en este aviso o que estén fuera del tema.

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *