Comunidad

“Un corazón herido es un corazón misionero” #testimonio

“Un corazón herido es un corazón misionero”

Hola hermanos

Me llamo Ítalo Castelo Branco, tengo 23 años, soy postulante de segundo año de la Comunidad de Alianza en la Comunidad Católica Shalom; vivo en Quixadá-Brasil y soy enfermero.

Me gustaría compartir con ustedes el tiempo de gracia que vivo hoy. Conocí la Comunidad Shalom en agosto de 2012, he participado del Seminario de Vida el Espíritu Santo en un retiro de Carnaval en 2013; Luego empecé un camino vocacional en la Comunidad .Sí… Dios tiene prisa conmigo! Seguí el camino vocacional, marcado por la experiencia con la misericordia del Señor. He enviado mi pedido para ingresar en la Comunidad Shalom. Desde ese tiempo el Señor empezó a generar en mí un profundo deseo de partir en misión, pero yo no le hacía caso. Confieso que eso me asustaba pues estaba terminando mis estudios en la universidad, he preferido interpretar apenas como una voluntad de donarme más a Dios. Pero en un retiro espiritual de la Comunidad, ese mismo año, Dios quiso ‘ser directo’, y !habló en serio! Me dio vergüenza! Dios fue muy claro conmigo… después de eso yo miraba a mis hermanos y me parecía que hasta ellos ya lo sabían.

Cuando decidí aceptar la realidad empecé a dar pasos concretos. Fue un año de gran inquietud; yo no quería creer que Dios deseaba enviarme para tierras lejanas. He egresado de la universidad, comencé a trabajar y percibí que aquella voz estaba aún presente pero un poco más suave. Pensé que había convencido a Dios que yo no debía irme! (Sí, yo pensé en eso) Además: recién egresado, trabajando, haciendo mi posgrado. Todos mis sueños y planes estaban perfectamente organizados. Hasta que… aquella voz volvió a resonar nuevamente, pero esta vez fue más fuerte. Sí, ¡Dios me habló fuerte! Para mí y para la Comunidad. NO resistí… Me di cuenta que todo lo que Él me permitió “juntar” (trabajo, estudios …) fue, en verdad, para ofrecer a Él.

Dios me envía al ¡pueblo Boliviano! Misión de Sucre, que vive un tiempo de fundación, solamente con hermanos de la Comunidad de Alianza. Una profecía encarnada! Contesté el llamado de Dios que, por la Comunidad, presentó la necesidad de misioneros en esa tierra Sucrense. Hoy en día, tres misioneras viven en la misión Shalom en Sucre, y yo llegaré en pocos días. Pero, Dios nos pide más misioneros, que puede ser usted, amigo lector. “Si tu corazón anhela algo más de lo que te rodea: corre detrás de su corazón.”  Hay un pueblo que espera nuestro “sí”!

Shalom,

Ítalo Castelo Branco,

Quixadá-BRASIL

 


Comentarios

Aviso: Los comentarios son de responsabilidad de los autores y no representan la opinión de la Comunidad Shalom. Está prohibido dejar comentarios que violen la la ley, la moral y las buenas costumbres o violan los derechos de los demás. Los editores pueden retirar sin previo aviso los comentarios que no cumplen los criterios establecidos en este aviso o que estén fuera del tema.

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *