Comunidad

Una compañía artística y misionera: jóvenes latinoamericanos llevando el Evangelio con el arte

comshalom

La evangelización a través del arte en Chile y Uruguay

Bruna Viana, brasileña, 25 años. Luis Gonzales, chileno, 24 años. Maxsuel Lucena, brasileño, también 24 años de edad. En todos una sola pasión: hablar de Jesús a través del teatro, la música y la danza. Bruna es una joven misionera de la Comunidad Católica Shalom, actualmente responsable por el Sector de Artes en la misión Shalom en Santiago de Chile. Luis es un joven “normal”, como muchos otros, seducido por la belleza del arte y que encuentra en los espectáculos de la Misión Shalom chilena una traducción de los misterios de fe que profesa. Maxsuel, joven misionero en Montevideo, uno de los países más seculares de las Américas, coordina el equipo de artistas evangelizadores de la misión Shalom en la capital uruguaya.

La joven misionera Bruna, con casi tres años en Chile, explica que, en los últimos tiempos, se han incrementado las invitaciones y oportunidades de llevar el mensaje de Jesús a través de espectáculos musicales producidos por la Comunidad Shalom. Gran éxito tuvo en el último año, el montaje de la versión en español del musical “Hijo de Dios, niño mío”, que cuenta la historia del nacimiento de Jesús, reuniendo diferentes ritmos y danzas, así como la obra teatral “El Canto de las Irias” que narra el misterio de la salvación del hombre a través de la Cruz y Resurrección de Cristo.Mostrando Uruguay 3.jpg

“Nuestro elenco está compuesto por 20 actores aficionados, en su mayoría jóvenes de entre 15 y 30 años. El equipo se refuerza con, aproximadamente, otros 20 seguidores que trabajan en el escenario, la producción, las finanzas y la comunicación de nuestros espectáculos “- explica Bruna. Todos los integrantes, a pesar de sus tareas como estudiantes o profesionales de otros campos, toman muy en serio los ensayos en los que, además de la técnica artística, los jóvenes experimentan juntos momentos de oración y formación espiritual.

Los espectáculos montados en Chile también tuvieron una versión uruguaya. El público es muy variado, llegando a familias y jóvenes que son invitados por otros jóvenes integrantes del elenco. En los últimos años, las obras de teatro llegaron no sólo a las escuelas de las capitales latinoamericanas  o a los grandes encuentros diocesanos de la juventud, sino también a grandes teatros en el corazón  de metrópolis como Montevideo, insertándose así en la programación cultural de las ciudades con un mensaje cristiano.

Maxsuel, que lidera un grupo de otros 15 jóvenes artistas en la capital uruguaya, explica que el objetivo es montar a cada año un nuevo musical. “Para 2016 estamos trabajando en el montaje del musical “Lolek “, sobre la vida de San Juan Pablo II, de autoría de un misionero de nuestra Comunidad. Todos los años, tenemos una audición para recibir nuevos actores para el elenco y acoger nuevos talentos. No nos preocupamos con grandes números, porque sabemos que el desafío  es grande a la vista de la secularización aquí en el país, pero cada talento que se suma es una oportunidad más de acompañara un joven para que use su talento para Dios y para llevar un mensaje de paz ” – afirma el joven misionero, coordinador del Sector de Artes en Uruguay.

Además del teatro, Bruna explica que la misión artística de la Comunidad Shalom también se desarrolla con fuerza en el campo musical. “Tenemos alrededor de 14 personas que componen la Banda Shalom en Chile, llevando con el canto, el baile y los instrumentos musicales, un lenguaje joven, el mensaje del Evangelio, especialmente para la juventud –resalta la misionera. “Tenemos un promedio de tres conciertos al mes en misiones parroquiales, escuelas, encuentros de juventud diocesana o nacional, en Santiago, y también fuera de la capital “- expresa.

Mostrando foto newsletter CGS.jpgLuis Gonzales es un asiduo espectador a los musicales presentados en la capital chilena. Señala que las producciones de la Comunidad Shalom tienen más que sólo un carácter profesional. “La música, los colores, las danzas, la actuación de los artistas envuelven al público cautivándolo de una manera muy particular” – resume el joven. “El espectáculo ‘Hijo de Dios, niño mío” me coloca en el tiempo de Adviento y Navidad y me ayuda mucho a preparar mi corazón para recibir a Jesús, contemplando todo lo que María y José vivieron en el nacimiento de Jesús” – dice Luis.

El arte es un medio poderoso para alcanzar sobre todo a aquellos que no conocen a Dios y que no estarían dispuestos a oír hablar de las cosas de Dios en una conversación normal. “Nuestra misión como Sector de Artes, dentro de la realidad que vivimos como misioneros aquí en Montevideo, es sensibilizar a los corazones. Hemos visto cómo esto ha sido posible a través del teatro, la danza y la música, ya que estos medios revelan, en la belleza que expresan, una centella del Creador y del mismo Cristo, que nos envía a aquellos que han perdido la fe o que se sienten abandonados” – resume Maxsuel. “En la expresión de belleza del arte, nuestro público es invitado a experimentar del amor eterno y de la verdadera alegría que no termina al final del espectáculo” – concluye el joven misionero.Mostrando Uruguay 15.jpg

Rafael D’Aqui


Comentarios

Aviso: Los comentarios son de responsabilidad de los autores y no representan la opinión de la Comunidad Shalom. Está prohibido dejar comentarios que violen la la ley, la moral y las buenas costumbres o violan los derechos de los demás. Los editores pueden retirar sin previo aviso los comentarios que no cumplen los criterios establecidos en este aviso o que estén fuera del tema.

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *